Sobre mí

AROA BUENO

Desde que nací he convivido con perros, han formado parte de mi familia toda mi vida y siempre han sido mi gran pasión. Considero que crecer con animales abre una parte más empática y emocional de tu cerebro y te permite conectar y entender mejor la naturaleza que te rodea y la comunicación con otras especies diferentes a la nuestra.
Era muy pequeña aún cuando estiraba el brazo en el carro para tocar a todos los perros que me encontraba y cuando con mi madre (de donde viene mi amor incondicional hacia los perros) recogía a cada animal que veíamos solo por la calle.

Fui creciendo rodeada de ellos y siendo cada vez más consciente de que no había nada en el mundo que me apasionara tanto y me generará tanta felicidad y satisfacción como compartir mi tiempo con ellos, así que empecé a enfocar toda mi formación en conocerles más, en entenderles mejor y en aprender a proporcionarles todo lo que necesitaban.

A los 15 años empecé a involucrarme más de lleno en el mundo de la protección animal, iba a darles de comer, a sacarlos de paseo, a observarles y a tratar de hacer un poquito más amena su injusta estancia en las protectoras a causa del ser humano.

Poco a poco comencé a darme cuenta de que, a pesar de llevar miles de años con nosotros, los perros eran unos grandes desconocidos a los cuales no se les comprendía en la mayoría de los hogares.

Me formé en educación y peluquería canina en positivo, donde amplié mis conocimientos y fui capaz de plasmarlos sobre la realidad.
Años más tarde fui adentrándome en el mundo de la nutrición canina, así que empecé a realizar formaciones sobre alimentación y también auxiliar veterinaria, ya que consideraba que había ciertos conocimientos de medicina que eran imprescindibles para adentrarse en ello.

Hasta la fecha, nunca he dejado de aprender y de seguir realizando formaciones, leyendo libros, estudios recientes y estar en continuo aprendizaje.

Profesionalmente me dedico íntegramente a ello, a la peluquería, a la educación, a las asesorías nutricionales y a la formación de profesionales y particulares en todo el ámbito del perro.
Y personalmente… personalmente sigo disfrutando mas que con nada en el mundo de compartir mi tiempo con los perros que me rodean.

LA OTRA CARA DEL EQUIPO

WENDY

Soy una galga de casi 13 años, la cual adoptaron cuando tenía 6, había pasado toda mi vida de zulo en zulo de cazadores y hasta entonces, ya había tenido tres propietarios diferentes.
Llegué con algunos miedos, pero mi increíble capacidad de adaptación hizo que me soltara en no mucho tiempo y empecé a disfrutar de la vida.
Actualmente vivo una vida plena, me encanta el sol, comer e ir suelta por el campo mientras me como todo lo que pillo y obligo a todo el que se acerca a hacerme mimos. Soy la paz y tranquilidad con patas, mi pasión es el sofá y mi martirio es tener que aguantar a Turid cada día.

IMG_20200728_150848

TURID

Yo soy una podenca andaluza de aproximadamente siete años, años que parecen meses. De mí suelen decir que soy una perra bastante especial, característica y extremadamente inteligente. Aparecí dentro de una cárcel, el cómo y por qué, no lo preguntéis. Soy epiléptica, bastante activa y muy muy expresiva. Llegué a mi nueva vida hace seis años con algunos traumas y diversos miedos, actualmente estoy muchísimo mejor y puedo disfrutar del día a día de una manera normal, aunque por la nula socialización que tuve de pequeña, sigo siendo un poco reactiva en algunas circunstancias. Me encanta copiar a Wendy en todo lo que hace y molestarla en todo lo que hago.