Dieta Barf

Biologically Appropriate Raw Food

A.C.B.A – Alimentación cruda biológicamente apropiada
dieta barf

¿En qué consiste la dieta BARF?

Este tipo de de dieta se compone de cuatro grupos de alimentos básicos y de algunos suplementos.

Continuar leyendo «Dieta Barf»

Estrés

Estrés

Es curioso que dado el estrés con el que vivimos los humanos hoy en día, a algunos dueños les resulte difícil comprender que los perros, al igual que nosotros, también lo sufren.

Es importante que tengamos esto muy en cuenta, ya que de ello dependerá en gran parte su equilibrio emocional y nuestra convivencia con ellos.

¿Qué es el estrés?

El estrés es un proceso natural del organismo, que genera una respuesta automática ante condiciones externas que resultan amenazadoras o desafiantes para enfrentarse a ellas, generalmente, mediante la huida o la defensión.

¿Cómo podemos reconocer los momentos de estrés elevado en los perros?

Los síntomas más comunes son:

  • Jadeos (sin haber hecho ejercicio o tener mucho calor)
  • Aumento del ritmo cardiaco
  • Vómitos o diarreas
  • Falta de atención
  • Exceso de salivación
  • Hiperactividad

Gracias a estos síntomas, podemos reconocer fácilmente situaciones que a nuestro perro le generan estrés.

Cuando decimos “momentos de estrés elevado” nos referimos a picos de estrés que aumentan considerablemente. Como por ejemplo, después de visitas al veterinario o la peluquería, tras los petardos o sonidos estridentes que le produzcan miedo o en la visita de gente a nuestra casa…

Podemos realizar una serie de actividades, que en el momento nos ayuden a rebajarlo

  • Trabajar el olfato mediante juegos de búsqueda
  • Ofrecerle algún juguete portador de chucherías
  • Darle algún hueso o snack de masticación (si no está acostumbrado a comerlo, siempre se lo daremos bajo supervisión) para que pueda roer, ya que masticar provee la liberación de endorfinas y, por lo tanto, reduce el estrés

Pero en muchas ocasiones, un estrés elevado y prolongado en el tiempo puede acarrear serios problemas de conducta, entre ellos el miedo o los problemas de reactividad/ agresividad. Ya que como hemos comentado más arriba, el estrés genera de manera automática, respuestas de huida (miedo) o defensión (agresividad)

¿Cuáles son los principales síntomas de estrés generalizado?

  • Pérdida de pelo/picores de piel
  • Ansiedad por la comida o pérdida de apetito
  • Ladridos excesivos
  • Conductas destructivas
  • Problemas endocrinos
  • Heridas o manchas rosadas en las patas a causa del autolamido (esto puede ser debido también a dolor articular)
  • Estereotipias (comportamientos obsesivos, ej. Girar sobre sí mismo)

¿De qué manera podemos tratar el estrés de nuestro perro cuando ya es generalizado?

  • La alimentación: Equilibrada y de calidad.
    Podríamos considerar la alimentación como la base de la salud tanto física como emocional de nuestro perro, aunque a día de hoy se le siga dando tan poca importancia.
  • Rutinas: Destacaríamos quizás, éste, como el factor más importante.
    Los perros son animales de rutinas y necesitan conocer lo que va a suceder y sentir con ello que tienen el control de sus vidas. La cambiante hora de los paseos, de la comida o de cualquiera de sus actividades diarias no favorecen en absoluto su equilibrio emocional.
  • Lugar de descanso: Tranquilo y cómodo.
    Tienen que tener a su disposición un lugar, en el que puedan estar relajados y donde no se les moleste. Siempre adaptado a las necesidades de cada perro (un perro de 13 años al que le duelen las articulaciones tendrá que disponer de una cama mullida en la que logre descansar correctamente y sin dolor)
  • Ejercicio físico: Realizar una cantidad de ejercicio acorde a sus necesidades.
    Debemos grabarnos en la cabeza que el ejercicio es bueno y necesario, siempre que no sea en exceso (lo cual provocaría más estrés)
  • Actividad mental: irreprochable.
    Juegos de olfato, búsqueda, juegos de inteligencia, juguetes portagolosinas… etc. (Además de reducir el estrés, la actividad mental previene futuros problemas cognitivos)

Peluquería canina en positivo

peluqueria

Aunque la peluquería canina se encuentra en pleno crecimiento, aún son muchos los dueños de perros que rechazan este tipo de servicios a consecuencia del estrés y el miedo que sufren sus perros en la peluquería. Esto suele ser debido a malas experiencias del pasado o a un mal manejo del estrés por parte del peluquero.

Antes de mencionar las diferencias de la peluquería canina en positivo, es importante conocer que es exactamente la peluquería canina.

¿QUÉ ES LA PELUQUERÍA CANINA?

La peluquería canina no solo procura los cuidados físicos o estéticos de nuestros perros, sino que va mucho más allá proporcionándoles un bienestar tanto en el pelo como en la piel.

Un peluquero canino se encarga de cortar, lavar, arreglar, cepillar y mantener el pelaje en correctas condiciones higiénicas, con servicios adaptados a cada tipo de pelo y a su necesidad y a su vez, cuida, hidrata y ofrece tratamiento (en el caso de que fuera necesario) para cada tipo de piel en concreto.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA LA PELUQUERÍA CANINA EN POSITIVO?

En la peluquería canina en positivo se dejan de lado los gritos y los zarandeos, se mira por el respeto y la tranquilidad del animal y se tiene en cuenta tanto el estado físico como emocional de los perros.

Es importante que un buen peluquero sepa manejar el estrés de los perros y el suyo propio, sepa actuar con tranquilidad y conozca muy bien las señales y el lenguaje canino.

Para los perros, los cuales no entienden que hacen encerrados con un desconocido que les maneja, moja y toquetea como quiere, la peluquería debe ser una situación la cual ellos mismos sientan que pueden controlar.


¿Cómo podemos lograr esto?

  • No utilizando jaulas ni encerrándoles.
  • No atándoles en la mesa o en la bañera (debemos conseguir que se sientan tranquilos y por lo tanto permanezcan quietos y no forzarles a ello sin que comprendan lo que ocurre)
  • Presentándoles y permitiéndoles oler los objetos que vamos a usar en cada momento.
  • Debemos respetar las situaciones que les den miedo y habituarles a ellas de manera progresiva y sin estrés (aquí es muy importante que los dueños en casa sigan unas pautas correctas de adaptación)
  • Tenemos que prestar atención a las señales de comunicación que los perros nos mandan, ya que con ello conseguiremos crear mucha más confianza y por lo tanto estarán más relajados.
  • En el momento en el que les veamos especialmente nerviosos, hemos de darles su tiempo de recuperación (bien sea bajándoles un rato al suelo o directamente continuando la sesión transcurridos unos días)

¿Y de qué manera podemos reforzar positivamente la visita a la peluquería?

  • Haciendo juegos y actividades mentales como el olfato antes de empezar, dejándoles que reconozcan el lugar y a nosotros.
  • Finalizando el servicio siempre en positivo, ya sea mediante chucherías, caricias, juegos o lo que sea más satisfactorio para cada perro.
  • Es muy importante que los dueños, acudan con cierta frecuencia a la peluquería con sus perros sin la necesidad de tener que hacerles algo.
    Pasan, huelen, juegan, comen alguna chuchería y se vuelven a ir.
    De esta manera, lograremos que el perro relacione la peluquería como algo más que una simple habitación de los horrores en la que le manipulan constantemente.

Aun que todo esto puede acarrear que las primeras veces el servicio se retrase un poco, a la larga es mucho más beneficioso tanto para el perro como para el peluquero.

Nutrición: La realidad de la comida de nuestro perro

nutricion
nutricion

Si observas la imagen anterior…
¿Crees que es posible que esos dos cuencos de comida de perro tengan el mismo valor nutricional?

Ya está demostrado que alimentarse de forma sana, correcta y saludable es factor fundamental para gozar de buena salud, tanto para nosotros los humanos, como para el resto de animales del planeta.

Entonces, ¿Por qué seguimos alimentando de manera incorrecta y con productos de muy baja calidad a nuestros perros?

La industria de alimentos para perros genera millones de euros anuales y el marketing que hay detrás de cada una de las marcas, hace que los propietarios nos sintamos seguros y tranquilos pensando que estamos dando la mejor opción para nuestros perros.

En las facultades de verinarias no se imparte formación extensa, real y actualizada sobre nutrición de animales domesticos.
Si no que, además de estar, muchas de ellas, patrocinadas por todas esas empresas de pienso que se comercializan en el mercado, a los futuros veterinarios solo se les da una básica formación sobre esto, centrandose sobre todo en nutrición de animales de cría y engorde.

Esto conlleva que al final, la mayoría de veterinarios, los cuales no tienen formación en nutrición ni ningún tipo de especialización en la materia, sean los primeros en creer a ciencia ciega y recomendar esas «maravillosas bolsitas de bolas secas y ultraprocesadas cargadas de todo lo que necesitan los perros»

Para mí, este es el problema fundamental por el cual a día de hoy todavía hay tanto desconocimiento en la gran parte de los propietarios acerca de que tiene que comer su perro y que es lo que les adminstramos cada día realmente en su cuenco de comida.

La mayoría desconoce que lo que forman en realidad esas bolitas, son cereales, conservantes, colorantes y desechos de fabricas de consumo humano (picos, plumas, pezuñas…) a lo que se le pone el nombre de «subproductos»

Y que los que se salvan un poco por utilizar ingredientes de mayor calidad, destruyen la mayoría de sus nutrientes en los procesos de fabricación.

La sobrecarga que sufren sus riñones por ser un alimento tan seco, los estudios que relacionan ciertas enfermedades con este tipo de alimentación, los aditivos, conservantes, la falta de nutrientes, los ingredientes de extrema baja calidad…etc.

¿No son suficientes motivos para plantearnos si realmente con el pienso estamos ofreciendo lo mejor a nuestro perro?

Mantenimiento del perro de aguas

A diferencia de lo que pueda parecer, el mantenimiento y cuidado del pelo del perro de aguas es bastante sencillo si sabemos cómo hacerlo y tenemos en cuenta ciertas recomendaciones.

Normalmente, y por regla general, hay un par de opciones para este tipo de perros.

Hay quien prefiere llevar siempre a su perro de aguas con el pelo corto (nunca debería ser una largura inferior a los 3 cm como mínimo) ya que les resulta más fácil mantener sano, libre de nudos y realizar los baños pertinentes de esta manera.

Y por otro lado, hay quien mantiene la largura real de esta raza permitiendo que se le formen los cordones.

DESMONTANDO MITOS SORE EL CUIDADO DEL PELO DEL PDAE

  • «A estos perros solo se les puede bañar con agua fría»
    Además de ser extremadamente cruel para el animal, bañar con agua fría o caliente a un perro de aguas no cambiará en absoluto el estado de su pelo. Lo que es muy importante es saber realizar el baño correctamente para no enredarlo, no la temperatura del agua.
  • «No se les puede cepillar»
    Aqui hay que diferenciar entre un perro con rastas formadas, que tendremos que ir separando los cordones con las manos en la base y extrayendo el subpelo que queda entre medias y los perros a los que se le mantiene simplemente su rizo natural a los que SÍ cepillaremos, siempre antes del baño o en mojado.
  • «Bañar solo con agua, nunca utilizar champú»
    Por supuesto que a este tipo de perros hay que bañarles con champú, simplemente utilizaremos un texturizador adecuado a su pelaje y tendremos cuidado con no enredar.
  • «No se les puede secar el pelo»
    FALSO. Aunque lo más recomendable sea dejarles secar al aire, dejarles mojados en invierno es un peligro, ya que podrían resfriarse. Podemos secarles con secador de mano siempre que tengamos cuidado de no hacerlo demasiado cerca para no estropear el rizo ni enredar su pelo.

Educación canina

educacion

Podríamos definir la educación canina como las enseñanzas y habituaciones que hacen que nuestro perro se integre de manera sana y correcta en la sociedad.

Es muy importante que, desde cachorros, les brindemos la oportunidad de aprender correctamente y para esto es fundamental que permanezcan el tiempo necesario (de mínimo tres meses) con su madre y sus hermanos, ya que ellos son los encargados de enseñar las principales reglas de convivencia.
Entre ellas; las señales de calma o la inhibición de la mordida.
En esta etapa, nos resultará mucho más sencillo enseñarle a vivir relajado y sin miedos.

Pero si tu perro ya es adulto ¡tranquilo, no te preocupes! También es posible educar a un perro adulto y aunque sus conductas aprendidas, dificulten o alarguen el proceso, los perros adultos suelen ser más maduros, suelen prestar más atención y no se distraen con tanta facilidad como los cachorros.

EDUCACIÓN CANINA EN POSITIVO
¿QUÉ ES?

Describiríamos la educación canina en positivo como una manera de enseñar y educar de manera respetuosa, comprensiva y amable.

Dejando a un lado los castigos, gritos, ordenes, toques o tirones de correa y la antigua y tirana teoría de la dominancia, abriendo paso a una educación basada en el respeto, compañerismo, vínculo y el aprendizaje.

Os dejo una frase que me gusta mucho:

«Castigar es el síntoma claro del fracaso educativo y refleja nuestra frustración al carecer de otras herramientas para conseguir un fin.» 

Santy Vidal

Sin duda, podríamos asegurar que con la educación canina en positivo logramos aumentar el vínculo con nuestro perro en un 200% lo que acarrea numerosas ventajas en cuanto a la convivencia.

Además, cabe destacar que, con este tipo de educación lo que hacemos es enseñarle las pautas correctas para que él mismo aprenda por iniciativa propia.

Propiciamos la calma, tenemos muy en cuenta el estrés y reforzamos las conductas deseadas,mientras que, nos anticipamos a las conductas que queremos eliminar para cambiarlas.

Esto lo podemos entender mejor con las leyes del aprendizaje animal:

«una conducta reforzada positivamente tiende a repetirse y una conducta no reforzada tiende a extinguirse»